Frenillos invisibles: Solución perfecta para los adultos

A veces se piensa que hablar de frenillos es un tema que atañe sólo a los más pequeños, pero no es así.

Lo cierto es que es un asunto transversal que va más allá de una edad en específico, de hecho son varios los adultos que se han interesado por corregir su dentadura y lucir así una sonrisa totalmente cautivadora.

Si bien el uso de frenillos es una tendencia que se ha visto crecer entre los adultos, aún existe una vergüenza estética que rodea a este tratamiento.

Es que claro, se entiende que no es muy bonito exhibir unos alambres al sonreír, pero lo mejor de todo es que los avances tecnológicos han permitido renovar el antiguo modelo permitiendo no sólo cumplir con el objetivo de alinear la dentadura, sino que también lo hacen de una forma armoniosa para que cualquier persona los pueda usar, independiente de su edad.

Este es el caso de los frenillos invisibles, que son la opción más solicitada por los adultos.

Este sistema permite mostrar una sonrisa muy natural y se caracteriza por ser de un material muy fino y transparente (plaquetas de polímetro plástico), por lo que a simple vista no son perceptibles.

El paciente debe saber que una vez puestos probablemente experimentará algunos problemas para hablar, pero luego de unos días cuando la lengua y boca se adapten éstos cesarán.

Ahora, es importante que la higiene sea lo más minuciosa posible para evitar así cualquier tipo de infección bucal.

Además de ser invisible son muy cómodos y van moviendo tus dientes de forma muy sutil, hasta llegar al punto correcto.

Por otra parte, existe también la opción de removerlos cuando necesite comer o beber algún líquido, así evitará que se estropeen y disfrutará de sus alimentos sin problemas.

Recuerde que usted no es el único en usar frenillos, de hecho, hasta reconocidos actores de Hollywood han decidido dar el paso y perfeccionar su sonrisa.

Este es el caso de Tom Cruise, quien tras una visita con su dentista apareció con un corrector en sus dientes, todo con el objetivo de corregir su asimetría.

Si ya decidió mejorar su dentadura, lo primero que debe hacer es solicitar una evaluación con su dentista y ver si es efectivo este tipo de tratamiento.

Una vez en curso se realizará la creación del alineador, para ello el profesional tomará muestras de sus dientes usando una pasta de impresión, en conjunto de fotografías de su boca que serán enviados a un laboratorio que tendrá la tarea de recrear su mordida, luego de finalizar el tratamiento usted se sentirá seguro y podrá lucir una sonrisa espléndida.